Si vas a reformar tu baño o simplemente quieres cambiar tu vieja mampara de ducha, te contamos las claves para acertar.

Lo más importante es conocer el espacio del que disponemos en el cuarto de baño para elegir el modelo que mejor se adapte a nuestras necesidades, que nos permita el máximo acceso posible para entrar y salir de la manera más cómoda.

También hay que tener muy en cuenta las personas que la van a utilizar ya que no es lo mismo una mampara para una familia con niños pequeños, que para una persona mayor o incluso con movilidad reducida.

Tipos de mamparas de ducha:

Mamparas correderas

Son de los modelos más vendidos, el sistema de apertura es mediante el deslizamiento de los rodamientos sobre el perfil superior de la mampara, una gran ventaja ya que al estar en la parte superior no entra en contacto con el agua y el jabón y perduran mucho más en el tiempo, además de ser más estancas ya que el agua siempre cae dentro del plato.

Mamparas Abatibles

Lo más común es que abran hacia fuera pero también podemos encontrarlas que abran hacia adentro.

La gran ventaja de este sistema es el acceso a la ducha ya que sería prácticamente el total de la anchura de la puerta.
También es más fácil de limpiar con respecto a las puertas correderas pero tendrás que tener en cuenta que necesitarás mucho más espacio para que puedan abrir sin tocar con otros elementos del baño.

Mamparas Fijas o Panel fijo

Este tipo de mampara es uno de los más demandados en los últimos años, tanto por estética como por no tener apenas perfilería ni rodamientos de forma que la limpieza es muy sencilla, pero necesitaremos un plato de ducha amplio para que el espacio libre sea el hueco por que el entraremos a la ducha.

Mamparas Plegables

Con las mamparas plegables conseguimos un gran acceso siendo pequeño el plato de ducha, es de las mejores soluciones en baños pequeños con platos de ducha pequeños en los que tendremos un gran acceso que no no tendríamos con ningún otro sistema. Normalmente son dos hojas que se recogen sobre sí mismas

Mamparas especiales o PMR

Este tipo son las más demandadas para personas con movilidad reducida o niños y que necesitan ayuda para ducharse, tanto si el plato de ducha es entre 3 paredes como si sólo tenemos 2, son puertas abatibles partidas por la mitada por lo que podremos abrirlas completas para entrar y cuando la persona esté dentro cerrar solamente la parte de abajo dejando abierta la de arriba para prestar la ayuda y mantener el agua dentro del plato

Mamparas con zona de armario

Nos encantan estas mamparas para baño, cuando tenemos un cuarto de baño al que queremos sacar mucho espacio de almacenaje, esta sería nuestra mejor opción, en este caso el plato iría de pared a pared y la zona de ducha sólo ocuparía una parte, el resto sería armario con estantes o incluso con hueco para lavadora o cesto de ropa sucia, con un mínimo de 35cm hasta más de 60cm de anchura y la misma altura que la mampara que serían 1.95m, el armario estéticamente más bonito y con la ventaja de tener todo recogido y a mano en tu baño.

¿Te imaginas la lavadora escondida en tu mampara de ducha?

CONSEJOS:

Hoy en día las mamparas de baño están consideradas como un elemento de diseño más del cuarto de baño, de ahí que podamos encontrar una gran variedad de modelos, acabados de perfilería, serigrafías en el cristal e incluso cristal en color y diseños personalizados con impresión digital.

Nuestra recomendación es que cuando compres una mampara para tu cuarto de baño inviertas en el tratamiento antical, es un tratamiento que se da al cristal y crea una película protectora que hace que el agua resbale y quede menos cantidad acumulada ayudando así a que no se ¿incruste? la cal, así te facilitará la limpieza diaria de los cristales y a mantenerla sin esfuerzo nueva como el primer día.

Como habrás podido comprobar, en Tiendaño tenemos todas las opciones para sacarle el mayor partido a tu baño, ¿te animas a pasar por nuestra tienda?

Si no encuentras lo que buscas estaremos encantados de ayudarte