Los baños, en la mayoría de los casos, son el espacio del hogar con menos capacidad y que tienen poca o nada de entrada de iluminación solar. Por ese motivo es uno de los espacios de nuestro hogar que mejor debemos iluminar.

Para aprender a iluminar correctamente el baño es fundamental saber elegir el tipo de iluminación correcta para el mismo. Las dos grandes categorizaciones están entre la luz blanca o la luz amarilla. En el artículo de hoy, te explicamos la importancia de esta elección y la diferencia entre ambas opciones. 

¿Por qué es tan importante elegir el tipo de iluminación adecuada para el baño?

Los cuartos de baño son esos pequeños espacios de relajación y limpieza personal en el que dedicamos tiempo para nosotros. Al ser una habitación tan importante en la vivienda, hay que ponerle mucho cuidado a la misma. En especial lo que respecta a la iluminación.

Muchos baños no tienen ningún tipo de ventana o cuentan con tan solo una foco de luz pequeña. Esto quiere decir que se necesita realizar una instalación iluminaria de gran potencia y calidad. Incluso si cuentas con una ventana en tu baño, necesitarás contar con la luz artificial en las horas nocturnas.

Por tanto, es fundamental aprender a elegir el tipo de iluminación adecuada para el baño. Puesto que de esto dependerá el modo en el que podamos observar todo lo que hacemos en el baño.

Además, este tipo de elección puede variar según las características principales de tu baño. Como su tamaño, disposición de los objetos del baño o los colores de las paredes.

Así que, conocer el tipo de luz que conviene: la luz blanca o la luz amarilla te permitirá contar con la iluminación adecuada en cualquier momento del día. Destacando, además, cada uno de los puntos importantes o aspectos decorativos que hacen de tu baño un lugar realmente único.

Diferencias entre la luz blanca y amarilla para el baño

Para comprender cuál de estos dos tipos de iluminación es mejor para el cuarto de baño de tu hogar, es fundamental conocer las diferencias entre ambas. De modo que puedas entender cómo funcionan, el tipo de aspecto que le pueden dar a tu baño y mucho más.

A continuación, nos centramos en hablar de la luz blanca y la luz amarilla y destacar las características principales que las componen.

Luz blanca

Iniciemos hablando por la luz blanca. Este tipo de iluminación crea un ambiente frío y claro, por ello es la opción más recomendada para los espacios o habitaciones cerradas.

Además, la luz blanca es reconocida por mejorar la visión del espacio en el que se utiliza. Por ello es el tipo de iluminación preferida en centros comerciales o tiendas de todo tipo. Pero en lo que respecta a su uso dentro de un baño cuentas con la ventaja de que te permitirá verte mejor a ti mismo al momento de bañarte.

Sin duda, la luz blanca otorga diversos beneficios. Pero, algunos de los más importantes y característicos de todos son los que mencionaremos a continuación:

  • Las bombillas blancas trabajan con una mejor eficiencia energética
  • Son capaces de iluminar campos de visión de gran tamaño
  • Funciona perfectamente para iluminar una habitación en las horas de la noche
  • No se genera una pérdida de energía por calor
  • Son bombillas menos contaminantes porque no se emplean materiales químicos durante su fabricación
  • Suelen tener una vida útil mucho más duradera
  • La superficie de estas bombillas no se calienta

Luz amarilla

Por otro lado, lo que respecta a la luz amarilla, nos encontramos con todo lo contrario a la luz blanca. Se trata de un tipo de iluminación que ofrece una sensación de calidez a los espacios en los que es utilizada.

Su principal diferencia con respecto a la iluminación blanca tiene que ver con que es ideal para espacios más abiertos o de reunión entre varias personas. Este tipo de luz va muy bien en lugares que cuenten con iluminación natural, ya que permite mantener la esencia de esta, incluso cuando llegan las horas de la noche.

Entre las principales características de la luz amarilla se encuentran las que te mostramos a continuación:

  • Son un tipo de iluminación que resulta más económica
  • Su consumo energético puede ser algo mayor
  • Resulta ideal para espacios con muchas decoraciones ya que realza los colores de las mismas
  • La superficie de las bombillas de luz amarilla se calienta con rapidez
  • Es ideal para iluminar zonas externas o espacios abiertos como una sala

¿Cuál es el mejor tipo de iluminación para el baño?

Luego de conocer las características principales de cada tipo de iluminación y entender sus diferencias, podrás comprender mejor cuál es el tipo de iluminación ideal para tu cuarto de baño. Lo cierto es que la respuesta puede variar mucho y dependerá del estilo o diseño que tenga tu baño.

Por ejemplo, si cuentas con un baño que tiene paredes de colores fríos, la mejor elección es instalar una iluminación blanca. Como en el caso de los colores azul, blanco, gris e incluso verde claro.

Mientras que, en caso de contar con colores cálidos como el amarillo, naranja o rojo, e incluso colores vivos como el violeta, resulta cómodo tener una iluminación cálida. Ya que la luz amarilla, para este caso, ayudará a resaltar los detalles del lugar.

También influyen factores como el tamaño. Para baños pequeños, se prioriza tener una iluminación potente y eficiente como lo es la luz blanca. Mientras que para baños grandes se puede emplear sin mayores problemas una iluminación cálida con la luz amarilla.

Sin duda, se trata de una decisión personal y que dependerá de las especificaciones de tu baño. No obstante, muchos expertos en la decoración y ambientación de hogar recomiendan siempre utilizar luz blanca en los baños para mejorar la visibilidad en el lugar de cuidado personal. En especial las luces led o apliques que actualmente son tendencia, existen diversos tipos y formas que además puedes visitar en nuestra web de tiendabano.es.

No obstante, ahora que sabes más sobre qué tipo de iluminación elegir en el baño, podrás tomar una elección sabia al respecto y que te permitirá gozar de sus respectivos beneficios.